Es necesario resolver la confusión en la categorización de los traders

categorización de los traders

(19/02/2020) La clasificación correcta de los traders se ha vuelto tan compleja que no es sorprendente que muchas instituciones financieras se equivoquen. Sin embargo, es absolutamente esencial clasificar correctamente a los clientes desde el principio para saber qué productos y servicios venderles, para proteger tanto a la institución financiera como al cliente, y para evitar multas importantes por violaciones de la normativa.

Hay esencialmente - y para la mayoría de los países europeos - tres categorías principales: Cliente minorista; cliente profesional opcional / cliente profesional per se; contraparte elegible / contraparte elegible per se. Si bien los clientes minoristas gozan del más alto nivel de protección y son la principal categoría que debe proteger el defensor del pueblo financiero, hay varias razones por las que las instituciones financieras (y los propios clientes) pueden desear ser "empujados" hacia arriba en la cadena hasta la siguiente categoría.

En primer lugar, las instituciones financieras necesitan separar el dinero de los clientes individuales; para las instituciones financieras de nivel inferior esto puede ser problemático, ya que necesitan el dinero para líneas de crédito con proveedores de liquidez y muchas de ellas simplemente no tienen los recursos internos para gestionar toda la separación. En segundo lugar, debido a las restricciones temporales de productos de la ESMA -que la mayoría de las autoridades nacionales han adoptado ahora como medidas permanentes, restringiendo la comercialización, distribución y venta de CFD a los clientes minoristas- los clientes pueden acceder a más productos si no entran en esta categoría, y las instituciones financieras también tienen más oportunidades de venta.

Para ascender en la cadena, los clientes deben pasar dos pruebas: una prueba cualitativa que evalúa su pericia, experiencia y conocimientos, y dos de las tres partes de una prueba cuantitativa. Suena simple, pero no lo es, en gran parte debido a la falta de estandarización y claridad.

Defectos en las pruebas de categorización

Con la prueba cualitativa, muchas instituciones financieras hacen una simple pregunta como "¿Tiene usted los conocimientos y la experiencia necesarios para el trading? En respuesta a esto, es muy fácil para el cliente, ansioso por subir a bordo, simplemente marcar "Sí". Sin embargo, las instituciones financieras deben comprender mejor su pericia, experiencia y conocimientos formulando preguntas como "qué tipos de transacciones ha realizado usted alguna vez", "con qué instrumentos ha negociado" y "cuál es su relevancia para los instrumentos con los que puede negociar con nosotros", "cuál es su experiencia en el trading en un mercado determinado", "cuál es su nivel de educación" y, en general, poniendo a prueba los conocimientos específicos del cliente sobre los instrumentos y servicios que desea utilizar con la institución financiera.

La clasificación errónea en esta etapa no debe tomarse a la ligera: si los clientes se quejan de que no fueron debidamente "seleccionados" en el momento de la integración y deberían haber sido clasificados como clientes minoristas, en lugar de como profesionales opcionales, se les puede permitir que cancelen sus transacciones y recuperen sus fondos.

Con la prueba cuantitativa, la falta de claridad es aún más preocupante. Por ejemplo, el primer criterio es: "El cliente ha realizado transacciones de tamaño significativo en el mercado pertinente con una frecuencia media de 10 por trimestre durante los cuatro trimestres anteriores". En la superficie, esto puede parecer claro, pero ¿qué significa "tamaño significativo"? En Francia, por ejemplo, significa una cantidad superior a 600 euros por transacción, en Eslovaquia significa un volumen superior a 6.000 euros por transacción, y en el Reino Unido la noción de tamaño significativo no está definida en absoluto, lo que deja margen para la interpretación.

Muchas personas asumen que una vez que cumplen con la MiFID, cumplen con todos los mercados de la UE a este respecto. Esta suposición es errónea, ya que la institución financiera tiene que basarse en la situación del domicilio del cliente. Si no conocen, por ejemplo, las directivas específicas relativas a la integración de los clientes eslovacos, podrían infringir fácil e inadvertidamente los reglamentos, lo que exigiría la cancelación de la transacción y/o la imposición de multas por parte del organismo regulador.

Cuando las instituciones financieras acogen a clientes del resto del mundo, también tienen que cumplir las disposiciones legales del domicilio de su cliente, así como su propia jurisdicción, que es muy compleja y difiere considerablemente de la de la UE.

Hay muchos ejemplos de anomalías entre los diferentes países. Por ejemplo, Polonia tiene ahora una categoría adicional de cliente, el "cliente minorista experimentado", que permite al cliente comerciar fuera de las restricciones de la ESMA. Si es una institución financiera con sede en el Reino Unido e incluye un cliente polaco, debe tener esto en cuenta durante el proceso de categorización, ya que puede abrir oportunidades de negocio para los clientes polacos. Es realmente un campo de minas para las instituciones financieras conocer todas las anomalías, y creo que es imposible para ellos categorizar adecuadamente a los clientes sin tener sistemas automatizados de RegTech que cubran todos estos parámetros.

¿Cómo se demuestra a los reguladores que la elección de la categoría es correcta?

Una vez más, hay mucho margen para la confusión, especialmente si se consideran las cuestiones examinadas anteriormente en relación con las pruebas cualitativas y cuantitativas. La Autoridad Federal de Supervisión, por ejemplo, establece que "una empresa debe registrar para cada cliente la clasificación establecida para ese cliente, incluyendo información suficiente para apoyar esa clasificación" - pero ¿qué se entiende por "información suficiente"?

La ESMA deja claro que las instituciones financieras "deben evitar confiar únicamente en la autocertificación del cliente y deben considerar la posibilidad de obtener pruebas adicionales para respaldar las afirmaciones de que el cliente cumple con los criterios de identificación en ese momento" - sin embargo, esto es una directriz, no un requisito legal - y ¿qué significa "pruebas adicionales" sin directrices más claras?

Se necesitan marcos más claros

En resumen, las instituciones financieras están asumiendo enormes riesgos a medida que los oficiales de cumplimiento se hacen cada vez más responsables. Necesitamos leyes más estrictas de los reguladores y marcos más claros para la categorización, y creo que estos cambios se producirán.

En la actualidad, algunas instituciones financieras están "optando" erróneamente por los clientes minoristas y otras no aprovechan la oportunidad para permitirles hacerlo, limitando así su capacidad de venderles una gama más amplia de productos y servicios.

Y, como ya se ha señalado, la clasificación errónea es una forma rápida de que las instituciones financieras pierdan dinero, ya que corren el riesgo de que se cancelen sus transacciones y tengan que devolver los fondos a sus clientes, pagar grandes multas por infracciones reglamentarias o no darse cuenta del potencial de sus clientes. La categorización de los clientes también tiene un impacto significativo en las evaluaciones de pertinencia e idoneidad, ya que cualquier error repercutirá en las evaluaciones regulatorias desencadenadas por el marco legislativo basado en la categorización de los clientes. Si la categorización es errónea, entonces todo el flujo también es erróneo, y la evaluación de la capacidad del cliente para comercializar un producto financiero en un servicio financiero determinado también será errónea, lo que dejará a la institución financiera expuesta al riesgo de una venta errónea.

cuenta demo