español  français

Los 10 conceptos de trading e inversión más difíciles de dominar

Hay muchos conceptos y estrategias en el trading y la inversión que pueden ser difíciles de entender, especialmente para los principiantes.

Para tener éxito como trader o inversor, es importante comprender estos conceptos complejos y aprender a aplicarlos a su estrategia de inversión.

En este artículo, exploraremos algunos de los conceptos más difíciles en el trading y la inversión, y analizaremos por qué es esencial dominarlos.

Principales conclusiones

  • Es importante que los traders/inversores comprendan el concepto de descuento en los mercados, ya que implica que toda la información conocida ya se refleja en el precio de los valores. Confiar únicamente en la información ampliamente disponible o seguir las noticias no permite obtener un rendimiento superior constante del mercado.
  • Los inversores deben centrarse en los rendimientos reales (posteriores a la inflación) más que en los nominales para preservar o mejorar su poder adquisitivo a lo largo del tiempo. Tener en cuenta la inflación, los impuestos, los costes y los riesgos permite a los inversores evaluar con precisión el crecimiento real de sus inversiones.
  • La gestión del riesgo, la diversificación de la cartera y la asignación de activos son esenciales para mantener una cartera equilibrada que pueda soportar las fluctuaciones del mercado y proteger el patrimonio. Las operaciones con margen pueden magnificar los rendimientos, pero conllevan riesgos significativos, por lo que es preciso conocer a fondo los riesgos y las recompensas que conllevan.

Lo que se sabe ya está reflejado en el precio

Uno de los conceptos más difíciles de entender es que toda la información conocida sobre una acción ya está reflejada en su precio.

En comparación con las expectativas actualizadas

Por ejemplo, la mayoría de la gente piensa que si la economía va mal, es malo para la bolsa, y vende.

Sin embargo, los mercados no bajan porque las cosas vayan mal, sino porque van mal en comparación con lo que se esperaba.

Las cosas pueden ir mal, pero los mercados aún pueden recuperarse porque lo que ocurrió fue mejor de lo que ya se había tenido en cuenta en los precios de mercado.

Del mismo modo, se puede estar en una fase del ciclo en la que el crecimiento nominal sea muy alto, pero los mercados estén retrocediendo.

En este caso, los bancos centrales empiezan a subir los tipos de interés más rápido de lo que esperan los mercados y las tasas de crecimiento empiezan a decepcionar al consenso.

Es habitual extrapolar buenos tiempos cuando lo más probable es lo contrario.

Esto a menudo conduce a resultados de mercado diferentes de los esperados, causando una confusión considerable.

Implicaciones

Esto significa que es muy difícil que un inversor supere sistemáticamente al mercado utilizando cualquier información disponible públicamente.

Los inversores deben tener esto en cuenta a la hora de diseñar sus estrategias, ya que es poco probable que simplemente siguiendo las noticias o confiando en la información ampliamente disponible se obtengan rendimientos superiores a los del mercado.

Esto no es un argumento implícito a favor de lo que comúnmente se conoce como la Hipótesis del Mercado Eficiente (HME). No se trata de un argumento a favor de la eficiencia del mercado per se, sino más bien de que es difícil que un operador individual genere alfa a largo plazo.

Valor esperado

Siguiendo con lo que se ha escrito anteriormente, es un poco como intentar apostar a los caballos en el hipódromo.

No compensa necesariamente apostar por el mejor caballo o el más de moda, porque sus cuotas implícitas se reflejan en sus cuotas de mercado.

Por ejemplo, si el favorito tiene una cuota de 1/3 (3 $ apostados para ganar 1 $) y el no favorito tiene una cuota de 50/1 (2 $ apostados para ganar 100 $) y el favorito tiene una probabilidad legítima del 75% de ganar la carrera y el no favorito tiene una probabilidad del 2%, entonces ambos son apuestas igualmente buenas.

Esto se refleja en los valores esperados de las apuestas. En otras palabras, sus cuotas corresponden a sus probabilidades implícitas.

Por otro lado, si el perdedor tuviera realmente un 3% de probabilidades de ganar la carrera, sería mejor apostar por él (suponiendo que pudiera cubrir la pérdida), porque ahora tiene un valor esperado positivo.

Aunque sigue habiendo un 97% de probabilidades de que se equivoque, si hace suficientes apuestas de valor esperado positivo sobre el longshot, obtendrá definitivamente resultados ganadores.

En este caso concreto

  • Valor esperado = 0,03 * 50 $ - 0,97 * 1 $ = + 0,53 $.

En otras palabras, por cada dólar apostado, el valor esperado es de +0,53 dólares. Por tanto, es una buena apuesta, aunque lo más probable es que se equivoque.

Coste de oportunidad

El coste de oportunidad se refiere a los beneficios potenciales que un inversor deja de obtener al elegir una inversión en lugar de otra.

Es esencial tener en cuenta los costes de oportunidad a la hora de tomar decisiones de inversión, ya que el atractivo de una inversión potencial debe sopesarse frente a las alternativas.

Comprender el coste de oportunidad ayuda a los inversores a evitar tomar decisiones de inversión equivocadas que podrían tener consecuencias negativas a largo plazo.

Centrarse en los rendimientos reales (después de la inflación), no en los rendimientos nominales

Dinero no es igual a riqueza.

Muchos inversores se centran en la rentabilidad nominal, es decir, en el aumento absoluto del valor de su inversión.

Lo que realmente importa es la rentabilidad real, que tiene en cuenta el impacto de la inflación en el poder adquisitivo.

Al centrarse en la rentabilidad real, los inversores se aseguran de que sus inversiones crezcan a un ritmo que preserve o mejore su poder adquisitivo a lo largo del tiempo, en lugar de limitarse a seguir el ritmo de la inflación.

Recuerde que el objetivo fundamental de una inversión es, como mínimo, preservar el poder adquisitivo del titular a lo largo del tiempo.

Rentabilidad después de impuestos

Otro concepto importante es comprender la importancia de los rendimientos después de impuestos.

Los impuestos pueden tener un impacto significativo en los rendimientos de la inversión, y las distintas inversiones pueden estar sujetas a tipos impositivos diferentes.

Los inversores deben considerar las implicaciones fiscales de sus opciones de inversión e incorporarlas a su proceso de toma de decisiones para asegurarse de que hacen las elecciones más eficientes desde el punto de vista fiscal.

Descuidar los costes globales

Mucha gente piensa que los rendimientos de su casa son los rendimientos nominales.

Sin embargo, como hemos visto anteriormente en la sección sobre rendimientos después de la inflación, existe una tasa de inflación.

También hay costes de mantenimiento.

Por tanto, si alguien obtiene una rentabilidad nominal media del 3% por una vivienda a largo plazo y la tasa de inflación es también del 3%, su rentabilidad real es del 0%.

Si se tienen en cuenta los costes, la rentabilidad real es negativa.

Una persona que posea una propiedad en alquiler y quiera obtener una rentabilidad real positiva tendrá que asegurarse de que la suma de su revalorización nominal y sus ingresos por alquiler sea mayor que la suma de la pérdida de poder adquisitivo debida a la inflación y sus gastos.

A continuación, habrá que tener en cuenta los impuestos.

Estos cálculos les ayudarán a determinar qué tipo de alquiler pueden cobrar razonablemente.

Sin tener en cuenta sus riesgos generales

Por ejemplo, supongamos que un inversor estadounidense posee un bono denominado en CAD de una empresa petrolera canadiense que rinde un 4%.

La mayoría de los no financieros piensan que el rendimiento es simplemente el 4% anual.

Sin embargo, pasan por alto los siguientes elementos que pueden afectar negativamente a la rentabilidad:

  • Tasa de inflación nacional
  • Riesgo de tipo de interés
  • Riesgo de crédito
  • Riesgo de divisas
  • Impuestos
  • Coste de oportunidad de invertir el dinero en otra parte

Para simplificar, supongamos que el bono se mantiene hasta su vencimiento y que, por tanto, no existe riesgo de tipo de interés.

Supongamos que la tasa de inflación nacional es del 5% durante la vida del bono, que el prestatario no incumple durante la vida del bono, que la moneda extranjera pierde un 3% anual frente al USD y que el tipo impositivo es del 20%.

La rentabilidad real es la rentabilidad después de impuestos menos la inflación y los costes del tipo de cambio.

Así pues, la rentabilidad real es la rentabilidad después de impuestos menos la inflación y los costes del tipo de cambio:

  • Rentabilidad real = 4% (1-0,20) - 5% - 3%.
  • Rentabilidad real = 3,2% - 5% - 3% = menos 4,8%.

Así que piensan que están obteniendo un 4% cuando en realidad, si tienen en cuenta todos sus riesgos, han perdido dinero por mantenerlo.

Por eso es imprescindible conocer los riesgos y los gastos.

Incluso en el caso de una inversión muy sencilla como el efectivo nacional, los intereses están sujetos a impuestos y hay que tener en cuenta la tasa de inflación.

Por lo tanto, deben considerar sus ingresos después de impuestos en relación con la tasa de inflación.

Gestión del riesgo

La gestión del riesgo es el proceso de identificar, analizar y priorizar los riesgos de una cartera y tomar medidas para mitigarlos.

Es una habilidad esencial para los inversores, ya que les ayuda a mantener una cartera bien equilibrada que pueda soportar las fluctuaciones del mercado y proteger su patrimonio a largo plazo.

Una gestión eficaz del riesgo requiere un conocimiento profundo de la dinámica del mercado, las correlaciones entre activos y los perfiles de riesgo de cada inversor.

Diversificación de la cartera y asignación de activos

La diversificación y la asignación de activos implican invertir en una variedad de activos para minimizar el riesgo y maximizar el rendimiento.

Implica dividir una cartera en distintas clases de activos, como acciones, bonos y materias primas, para alcanzar objetivos de inversión específicos.

Dominar este concepto ayuda a los inversores a crear una cartera bien equilibrada que pueda resistir las turbulencias del mercado y proporcionar rendimientos constantes.

Trading con margen

El trading con margen consiste en pedir dinero prestado a un agente de bolsa para comprar valores, utilizando éstos como garantía.

Puede ser una herramienta poderosa para los inversores, ya que les permite aumentar sus beneficios mediante el apalancamiento de sus inversiones.

Sin embargo, las operaciones con margen suelen malinterpretarse, y los beneficios esperados del activo apalancado suelen ser inferiores a los intereses pagados por el margen.

Si no se gestiona con cuidado, este tipo de operaciones puede acarrear pérdidas significativas, no sólo en términos de rentabilidad, sino también de precio (si el activo cae). Por lo tanto, es esencial que los inversores comprendan plenamente los riesgos y beneficios de la negociación con margen antes de dedicarse a esta práctica.

Brókers para operar con CFD

CFD Brokers Plataformas Nuestra opinión
Sitio web oficial
Admiral Markets MetaTrader 4 y 5Aviso Admiral Sitio Admiral
XTB xStationAviso XTB Sitio XTB
DarwinexMetaTrader 4 y 5
Trader Workstation
Aviso Darwinex Sitio Darwinex

El trading CFD se basa en la especulación e implica un riesgo significativo de pérdida, por lo que no es adecuado para todos los inversores (del 74 al 89% de las cuentas de inversores privados pierden dinero).

Preguntas frecuentes

¿Cómo sé si la Hipótesis del Mercado Eficiente (HME) se aplica a mis inversiones?

La Hipótesis del Mercado Eficiente se aplica a diferentes mercados y clases de activos en distintos grados.

Por lo general, es más aplicable a los mercados desarrollados con altos niveles de liquidez y transparencia, como las principales bolsas de valores.

Por ejemplo, el mercado bursátil estadounidense tiende a ser un mercado difícil en el que crear alfa debido a todos los participantes en el mercado que están presentes y lo analizan.

Sin embargo, los mercados menos eficientes, como aquellos con información u oportunidades de trading limitadas, pueden presentar más oportunidades para que los inversores exploten los precios erróneos.

Es esencial comprender la dinámica del mercado y los niveles de eficiencia de las inversiones que está considerando.

¿Cómo se calcula el coste de oportunidad de una inversión?

Para calcular el coste de oportunidad, compare los rendimientos potenciales de la inversión que está considerando con los rendimientos de la mejor inversión alternativa.

Para ello hay que investigar las distintas opciones de inversión y estimar su rentabilidad potencial, teniendo en cuenta factores como el riesgo, la liquidez y el horizonte temporal.

¿Cuál es la mejor manera de medir la rentabilidad real (después de la inflación)?

Una forma habitual de medir la rentabilidad real es restar la tasa de inflación de la rentabilidad nominal.

Por ejemplo, si su inversión rinde un 8% y la tasa de inflación es del 3%, el rendimiento real sería del 5% (8% - 3%).

Esto le da una idea más clara de cuánto ha crecido su inversión en términos de poder adquisitivo.

¿Cómo puedo optimizar mi rentabilidad después de impuestos?

Optimizar la rentabilidad después de impuestos significa tener en cuenta las implicaciones fiscales de sus inversiones y tomar decisiones fiscalmente eficientes.

Esto puede incluir invertir en cuentas con ventajas fiscales, como cuentas IRA o 401(k)s, mantener las inversiones durante más tiempo para aprovechar los tipos impositivos más bajos sobre las plusvalías a largo plazo, o elegir inversiones con ventajas fiscales, como bonos municipales o fondos indexados.

¿Cuáles son los pasos prácticos para aplicar la gestión del riesgo en mi cartera?

La aplicación de la gestión de riesgos en su cartera implica varios pasos:

  • Identificar los riesgos: Evaluar los riesgos potenciales asociados a cada inversión de su cartera.
  • Analizar los riesgos: Determinar la probabilidad y el impacto potencial de estos riesgos en su cartera.
  • Priorizar los riesgos: clasificar los riesgos en función de su impacto potencial y su probabilidad.
  • Mitigar los riesgos: elabore un plan para hacer frente a estos riesgos, por ejemplo diversificando su cartera, ajustando la asignación de activos o utilizando herramientas de gestión del riesgo como las opciones.

¿Cómo puedo determinar el nivel adecuado de diversificación y asignación de activos para mi cartera?

El nivel ideal de diversificación y asignación de activos depende de sus objetivos de inversión, su tolerancia al riesgo y su horizonte temporal.

Empiece por determinar su tolerancia al riesgo y sus objetivos de inversión y, a continuación, estudie las distintas clases de activos y su rentabilidad histórica para entender sus rendimientos y riesgos potenciales.

Por último, cree una cartera diversificada que se ajuste a sus objetivos y a su tolerancia al riesgo, ajustando la asignación de activos según sea necesario a lo largo del tiempo para mantener el equilibrio deseado.

¿Cuáles son los principales riesgos asociados a las operaciones con margen y cómo puedo mitigarlos?

Los principales riesgos asociados a las operaciones con margen son el riesgo de apalancamiento y el riesgo de reposición de márgenes.

El riesgo de apalancamiento se produce cuando los fondos prestados magnifican las pérdidas, lo que da lugar a pérdidas potencialmente grandes si cae el valor de la inversión.

El riesgo de ajuste de márgenes se produce cuando el valor de la garantía cae por debajo de los requisitos del intermediario, obligando al inversor a depositar fondos adicionales o a vender los activos.

Para mitigar estos riesgos, asegúrese de conocer bien los activos con los que negocia y supervise de cerca su cuenta de márgenes para evitar los ajustes de márgenes.