español  français

Del sistema bancario a los mercados financieros

sistema bancario a los mercados financieros

I) Recordatorio de los diferentes sistemas de financiación de la economía

El financiamiento es el conjunto de medios que utiliza un agente económico para obtener el capital necesario para el desarrollo de su actividad e inversiones.

Esta definición sugiere que los agentes económicos tienen capacidad de financiación, es decir, superávit de capital, y que otros agentes tienen necesidades de financiación, es decir, la necesidad de reunir capital. En resumen, los hogares son considerados como los proveedores de capital que representan a sus ahorros y las empresas, el Estado o las administraciones como los agentes que buscan capital.

El objetivo de un sistema de financiación es ser lo más eficiente posible (rapidez, sencillez, costes mínimos) en el ajuste del capital de un agente a otro. El circuito de financiación de la economía es bastante simple y hay tres circuitos principales:

  • financiación interna; se trata de autofinanciación, a menudo de empresas que financian su desarrollo con sus propios fondos (sus beneficios).
  • financiamiento externo directo; los agentes con capacidad y necesidad de financiamiento están directamente vinculados en un mercado de capitales.
  • financiamiento externo indirecto; la participación de intermediarios financieros tales como bancos que recolectan los fondos disponibles y los redistribuyen a los agentes necesitados.

Nota: el financiamiento de la economía también puede lograrse a través de la creación monetaria. Este mecanismo es diferente porque no incluye a los agentes con capacidad de financiamiento.

II) El sistema financiero francés antes de los cambios de los años ochenta

El origen de este sistema basado en la financiación externa indirecta se remonta a la Segunda Guerra Mundial: la ley del 2 de diciembre de 1945 establece la especialización bancaria, pero constituye un obstáculo a la competencia y reduce las capacidades de financiación. Las reformas de Debré, llevadas a cabo entre 1966 y 1969, que permitieron una revisión fundamental del sistema bancario y una intensificación de la actividad bancaria, siguieron lógicamente.

Se está incrementando el número de ventanillas para aumentar los depósitos que constituyen la capacidad de financiación y los recursos de los bancos. Los bancos conceden préstamos a las empresas, que es la forma en que actúan como intermediarios entre los agentes económicos; hablamos de intermediación financiera. Las tasas de interés resultaron de la partición de los mercados debido al poder de los bancos, que constituyen un oligopolio bancario, regulando la tasa de interés mediante la selección de inversionistas de acuerdo con el riesgo del proyecto. Se anima a los bancos a financiar más de lo que el ahorro recaudado permite mediante la creación de dinero. En este sistema, el Estado también desempeña un papel clave, aunque sólo sea porque los bancos están nacionalizados. Regula el crédito, determinando el volumen de créditos que pueden distribuirse cada año, fija el coste de la refinanciación y favorece a determinados bancos (el sector de las mutuas y cooperativas bancarias) concediéndoles menos impuestos o más posibilidades, en particular el permiso para distribuir créditos a tipos subvencionados según los sectores considerados prioritarios.

Estos años pre-cambios se caracterizan por una ampliación del sistema de financiamiento externo indirecto de la economía, caracterizado por la expansión del papel de intermediario de los bancos que proporcionan el 80% del financiamiento externo y minimizan los riesgos, con el fin de mejorar la eficiencia del sistema conocido como ahorro de deuda.

III) El actual sistema financiero francés

Tras los cambios que se produjeron a mediados de los años ochenta, el circuito de financiación económica ha evolucionado considerablemente.

Según datos de 1991-1992, se observa que las empresas francesas se financian en un 66% con autofinanciación, en un 23,1% con acciones en los mercados financieros, en un 18,7% con crédito bancario y en un 0,5% con bonos. De estas cifras hay que tener en cuenta la diversificación de la estructura de financiación y también la gran cuota (que es aún más importante en la actualidad) procedente de los mercados financieros.

Las empresas utilizan cada vez más el mercado de valores para financiarse y cada vez menos crédito. La capitalización bursátil fue de 586.000 millones en 1996, frente a 35.000 millones en 1975; se multiplicó por 7,5 entre 1984 y 1996 y representa casi la mitad del PIB francés. Estas cifras por sí solas muestran el alcance de los mercados financieros dentro de las finanzas corporativas. El sector bancario no ha sido descuidado, a pesar de que la participación de las entidades de crédito en la financiación de las empresas ha aumentado del 67% en 1984 al 23% en 1995, pero su papel ha evolucionado en favor de una mayor intervención en los mercados financieros en consonancia con las expectativas actuales. La diversificación de las herramientas financieras permite una gran fluidez de financiación e importantes capacidades de la misma.

La cuota de autofinanciación es evidentemente preponderante y está en constante crecimiento: en 1997, la tasa de autofinanciación de las empresas en Francia era del 118%. La deuda pública también se financia en los mercados financieros mediante la emisión de bonos.

Actualmente, la estructura de financiación de la economía está diversificada, pero tiende a hacer que los mercados financieros sean cada vez más importantes. La evolución reciente de los años ochenta permite comprender mejor la situación económica actual y el creciente interés de los agentes económicos por los mercados financieros.

IV) La evolución del sistema de financiación de la economía

A) imperfecciones en el sistema bancario

La crisis económica mundial, que se extendió a lo largo de la década de 1970, vio la aparición de un nuevo contexto económico que muestra los límites del sistema bancario; la desinflación tiene importantes efectos beneficiosos, en particular en el comercio internacional, y la creación de dinero en previsión del ahorro futuro, a fin de aumentar la capacidad de financiación, crea inflación de la que se benefician los bancos. El desarrollo del comercio exterior implica mejores condiciones de competencia, obstaculizadas por el oligopolio bancario y los préstamos subvencionados concedidos por el Estado a los sectores prioritarios, y requiere una creciente necesidad de financiación para las empresas, limitada por el marco crediticio en la lucha contra la inflación y la selección de los proyectos operados por los bancos. Las necesidades de financiación del Estado también están aumentando debido a los grandes déficits públicos. La compartimentación del sistema financiero muestra los límites de su modernización porque no le permite adaptarse a la desinflación (competitiva), que es un factor importante en el crecimiento del comercio internacional e impide la multiplicación considerable de las necesidades de financiación de las empresas y del Estado, lo que caracteriza una situación subóptima de financiación de la economía.

Los desequilibrios del sistema económico internacional también debilitan a los bancos, especialmente la crisis de la deuda, ante los riesgos de insolvencia.

B) los cambios que se han producido

Para superar las debilidades del circuito financiero, en los años ochenta se puso en marcha un vasto movimiento de innovaciones financieras. La liberalización financiera se caracteriza principalmente por la desregulación del sector bancario, pero también por la descompartimentalización y la desintermediación.

La homogeneización del sistema financiero mediante la ley de 24 de enero de 1984 tiene por objeto universalizar las entidades de crédito con el fin de suprimir los privilegios especiales y reforzar la competencia entre los bancos, dando lugar al desarrollo de transacciones más arriesgadas bajo el impulso de la competencia.

La desregulación se manifiesta en nuevas formas de captación de recursos (CODEVIs y libretas de ahorro populares), así como en el desarrollo de la financiación directa a corto plazo generada por las innovaciones del mercado monetario de 1985: certificados de depósito negociables, letras del Tesoro y letras del Tesoro, con el fin de dar a las empresas acceso directo al mercado monetario. Estas reformas unifican los mercados financieros de corto y mediano plazo y reducen los costos de intermediación.

La descompartimentalización se caracteriza por la banalización de los circuitos de financiación de productos (valores, opciones, bonos, etc.), vencimientos (corto o largo plazo) y organización, así como por la competencia de los centros financieros que facilitan las transferencias de capital.

La desintermediación se define como la reducción de las intervenciones de los actores financieros entre los agentes con capacidad de financiación y los que necesitan financiación, lo que implica una reducción de los costes de intermediación y una reducción de la participación del crédito en la financiación. También promueve el aumento de la titulización, que consiste en facilitar el contacto directo entre los agentes.

El desarrollo de los mercados financieros permite una mejor adaptación a la evolución económica de los años setenta (lucha contra la inflación, financiación de los déficits públicos y desarrollo del comercio exterior). Se adoptaron con el fin de mejorar la eficacia de la financiación de la economía y se han convertido en un elemento esencial de la economía actual.

Después de haber visto la evolución del sistema financiero francés hasta la adopción de los mercados financieros, que hoy en día tienen un peso extremadamente importante en la economía, nos centraremos en su organización.

Anterior : La escala, organización y eficiencia de los mercados financieros Siguiente : Organización de los mercados financieros en Francia

 

cuenta demo