español  français

Descripción y organización de los mercados financieros en Francia

El mercado financiero en sentido amplio es aquel en el que se enfrentan la oferta y la demanda de capital a largo plazo. Para ser lo más eficaz posible, este enfrentamiento debe tener lugar en un lugar común, la bolsa de valores. Es la base de un sistema de mercado financiero. El capital negociado adopta la forma de activos financieros de los que existen varios tipos, en diferentes cantidades y "calidades". En la bolsa de valores pueden intercambiarse dos categorías principales de valores, que difieren según la naturaleza y el alcance de los derechos asociados a ellos: acciones y bonos.

La bolsa de valores

mercados financieros en Francia

A) El papel del intercambio

El intercambio, cualquiera que sea su origen, naturaleza o importancia, es ante todo un lugar de negociación e intercambio. Esto significa que reúne directamente a los agentes económicos que ofrecen su capital y a los agentes que lo solicitan. Existe un vínculo entre las capacidades de financiación y las necesidades de financiación. El intercambio también permite una asignación óptima de recursos financieros a los agentes o sectores que aseguran el uso más eficiente de este capital. Tres funciones principales de la bolsa permiten que esta confrontación sea lo más efectiva posible: liquidez, valoración y arbitraje.

El objetivo principal de los inversores es asegurar la rentabilidad de su cartera. La bolsa de valores debe satisfacer este objetivo permitiendo a cada tenedor de valores liberarse rápida y fácilmente de una inversión que el agente considerará no rentable en el futuro. El mercado de valores permite así la liquidez de la acción, es decir, su rápida transformación en moneda.

El agente debe poder comparar en todo momento la rentabilidad de todos los valores que se le ofrezcan con el fin de maximizar la rentabilidad de su propia cartera. La valoración de los valores es, por tanto, la segunda función fundamental de la bolsa: los valores deben ser valorados en todo momento en relación con los demás para garantizar un flujo de información perfecto.

Finalmente, la finalidad del arbitraje es, muy sintéticamente, promover una inversión considerada más rentable que otra. La operación consiste en aprovechar un diferencial de precios del mismo valor entre dos mercados financieros invirtiendo en el mercado más bajo y vendiendo en el más alto. El arbitraje permite, por tanto, estrechar los márgenes de precios, hacer más fluido el mercado y garantizar su equilibrio.

Siempre con vistas a una eficiencia óptima, es importante que los costes de transacción sean lo más bajos posible y que la información sea fiable, oportuna y ética.

B) Clasificación bursátil

El mercado de valores se compone de tres compartimentos principales, cada uno de los cuales corresponde a obligaciones diferentes para los emisores, en particular por lo que se refiere a la apertura de capital, la auditoría de cuentas y el alcance de la información que debe facilitarse al público.

El primer mercado, gestionado por la Société des Bourses Françaises (SBF), incluye las mayores empresas francesas y extranjeras, empresas cuyo volumen de acciones negociadas

proporciona diariamente suficiente liquidez al mercado. Para ser admitidas en el primer mercado, las empresas se someten a un examen estricto destinado a verificar la regularidad jurídica de sus operaciones y a garantizar que su situación financiera es satisfactoria. Hay empresas como Carrefour-Promodès, Total-Elf-Fina, Renault....

El segundo mercado fue creado en 1983 en respuesta a una disminución de las solicitudes al mercado oficial debido a los estrictos requisitos de entrada. Así, este mercado admite empresas que no tienen el tamaño ni la notoriedad para ser incluidas en el primer mercado. Empresas como Hermès, Bonduelle, etc. cotizan en bolsa.

Lanzado en 1996, el nuevo mercado debería permitir a las empresas con un alto potencial de crecimiento encontrar el capital que necesitan para su desarrollo. En particular, acoge a las empresas del sector de las nuevas tecnologías, en particular las vinculadas a Internet. En Francia, se puede decir que es el equivalente del NASDAQ estadounidense, que actualmente está muy difundido. Los valores del nuevo mercado son, entre otros, Multimania, Selftrade, Genset....

C) Funcionamiento de los mercados de valores: principios básicos

La bolsa de valores es un mercado regulado por textos que establecen las condiciones de admisión de valores a los mercados, las técnicas de cotización y las operaciones. El principio general que rige el funcionamiento del mercado es la adecuación de la oferta y la demanda que conduce al establecimiento de un precio único. El mercado se denomina "impulsado por las órdenes". Las órdenes son órdenes de compra o venta emitidas por inversores. En un esfuerzo adicional para asegurar la liquidez del mercado, se ha implementado el sistema de contrapartida. Este principio garantiza que el emisor de cualquier orden tenga un orden inverso para completar la transacción.

En Francia, existen dos métodos de cotización de valores, el principal de los cuales es la cotización continua. Desde 1986, el sistema CAC (Cotation Assistée en Continu) está en vigor en Francia. Este sistema proporciona a todos los inversores un acceso instantáneo al mercado y a la información en cualquier momento y en cualquier lugar, así como la ejecución casi inmediata de sus órdenes. Así pues, la introducción de una orden provoca una variación instantánea en el precio del valor en cuestión tan pronto como existe una contraparte u orden inverso. De lo contrario, la orden se posterga.

El mercado de valores

A) Acciones

Una acción es un título negociable y transferible en un mercado que representa una fracción del capital social de una sociedad. El titular de una acción se convierte así en accionista de la empresa. Se trata de accionistas individuales, no residentes, empresas industriales y comerciales, OICVM (Organismos de Inversión Colectiva en Valores Mobiliarios), compañías de seguros y fondos de pensiones. Se dice que la acción es un ingreso de valor variable porque depende de los resultados de la empresa.

La posesión por una persona de acciones emitidas por una empresa confiere a los accionistas derechos que pueden agruparse en tres categorías. El accionista tiene derecho a voto en la junta general de la sociedad, el peso de este voto es proporcional al número de acciones que posea. Cuantas más acciones tenga una persona en una empresa, mayor será su influencia sobre todas las decisiones tomadas por el Comité Ejecutivo. La desregulación de los años ochenta fortaleció mucho este poder, especialmente en forma de fondos de inversión colectiva, lo que condujo a una concentración del capital financiero. Además,

el accionista tiene derecho a los beneficios de la empresa, recibe una participación proporcional a su participación en el capital y un derecho a los activos de la empresa, es decir, un derecho a todos los activos de la empresa.

Una sociedad de capital debe emitir acciones cuando se constituye. La emisión de acciones en el momento de su creación le permite recaudar fondos para asegurar sus recursos iniciales, es decir, el capital social. Sin embargo, la empresa tiene la posibilidad a lo largo de su existencia de ampliar su capital mediante la emisión de nuevas acciones, la creación de acciones gratuitas para sus accionistas o la adquisición de la totalidad o parte de una empresa (siempre que emita acciones de aportación a los accionistas de la empresa adquirida).

Los índices bursátiles, al medir las tendencias generales de los mercados bursátiles, proporcionan un punto de referencia para evaluar el rendimiento de las inversiones y de los mercados financieros. En términos más generales, valoran los activos de las empresas y, por lo tanto, constituyen indicadores económicos que permiten abordar la salud de una economía. El CAC40 es el principal índice bursátil francés. Se creó en junio de 1988 y se calcula sobre una base de 1.000 a 31 de diciembre de 1987. Su composición es decidida por un consejo científico creado por la SBF. Se basa en las acciones más importantes de la Bolsa de París y se recalcula continuamente y se emite cada 30 segundos.

B) Los conceptos de rentabilidad y riesgo

Sólo se conoce con certeza el precio de mercado al que cotiza la acción cada día. El cálculo de la tasa de rentabilidad esperada de una acción sólo puede realizarse sobre la base de una estimación del precio futuro de la acción y de los dividendos pagados por la empresa. Por lo tanto, el cálculo es sólo el resultado de una anticipación económica. En el caso de que el riesgo sea cero, la tasa de rendimiento debe ser al menos igual a la tasa de interés. La decisión de invertir depende, por tanto, de la rentabilidad de un valor y del riesgo asociado.

Asociada en parte a una estimación futura del valor de un valor, una inversión es, por lo tanto, un acto arriesgado, siendo el futuro, por definición, incierto. Independientemente del tipo de acciones que se posean, existe, por tanto, un riesgo específico para cada valor. De hecho, puede variar mucho entre 2 valores. Invertir en una empresa grande y bien establecida o en una nueva empresa no presenta el mismo grado de incertidumbre. Las previsiones para un gran grupo son más fáciles gracias a la abundante información disponible, a su estabilidad y a su notoriedad. El valor total de una empresa joven se evalúa en función de sus resultados futuros y no de su pasado inexistente.

Existen algunas herramientas de medición de riesgo que evalúan la volatilidad de una acción en relación con el mercado, como el coeficiente beta que distingue entre dos tipos de riesgo. El riesgo relacionado con la empresa emisora proviene del hecho de que la actividad, los beneficios y la distribución de dividendos pueden evolucionar más o menos favorablemente para los accionistas. El riesgo de mercado es generado por cambios en las condiciones económicas. Las fluctuaciones del mercado afectan a los valores de la economía en mayor o menor medida. Este indicador depende del sector de la empresa (hay sectores que influyen más que otros en la economía), de la estructura de los costes de explotación (volumen de negocios relativamente alto que debe alcanzarse o no), de la estructura financiera (cuanto más endeudada esté la empresa, mayor será el indicador), de la calidad de la información proporcionada a los inversores (una información de mala calidad aumentará la volatilidad de un valor).

El mercado de bonos

El bono es un título de deuda que representa un préstamo contraído por una entidad de crédito.

una empresa, una entidad pública o el Estado. El emisor de un préstamo de obligaciones se compromete a reembolsar a los tenedores a un plazo fijo y a pagarles intereses cada año. El bono es negociable; se adquiere al ser emitido en el mercado primario o negociado en la bolsa de valores. El mercado de obligaciones se caracteriza por la fuerte presencia del Estado como emisor (en 1996 el Estado emitió el 62,6% de las obligaciones).

Existen muchas formas de bonos, como los bonos convertibles en acciones, los bonos canjeables, los bonos con warrants o bonos cupón cero... Los bonos se emiten a través de los bancos: un banco "líder" que redacta el contrato de emisión, los garantes cuya función es financiar los valores que no han sido vendidos y los suscriptores que participan en la distribución de los valores. El contrato de emisión estipula el valor nominal (de al menos 100 francos), a menudo igual al precio de emisión, el valor de reembolso de la obligación en general igual al valor nominal, la duración (de un mínimo de tres años) y el tipo que puede ser fijo, variable o revisable.

Los pagos de intereses son constantes en el tiempo, independientemente del valor de los bonos. Si la tasa de interés aumenta, de modo que el comprador recibe sus pagos (constantes), el precio del bono disminuye de modo que la multiplicación de la nueva tasa y el nuevo precio contribuye a pagar el mismo pago anual para el comprador del bono. Por el contrario, una disminución en la tasa de interés causa un aumento en el precio del bono.

El riesgo (mínimo) puede ser de diferentes tipos: financiero si la empresa emisora no puede cumplir sus compromisos, monetario en caso de pérdida de poder adquisitivo de la moneda o resultante de cambios en el tipo de interés. Pero el riesgo es muy bajo en comparación con el mercado de renta variable (y por lo tanto las rentabilidades son también muy inferiores), siendo los emisores principalmente el Estado; en el caso de las empresas emisoras, son altamente supervisadas y reconocidas como Pernod Ricard, Promodès, BNP Paribas....

Los bonos son una fuente esencial de financiación pública y son una inversión bastante segura para los inversores.

Después de haber desarrollado la evolución del sistema de financiación de la economía francesa que ha llevado a la situación actual de una economía de mercado para presentar una mejor asignación de recursos a los agentes necesitados de fondos, nos centraremos naturalmente en la eficiencia de estos mercados financieros.

Anterior : Del sistema bancario a los mercados financierosSiguiente : La teoría de la eficiencia de los mercados financieros

 

cuenta demo