español  français

La teoría de la eficiencia de los mercados financieros

eficiencia de los mercados financieros

A) Principio

La eficiencia de los mercados financieros es una teoría, basada en la noción de mercados puros y perfectos concebida en el siglo XIX, cuya definición está evolucionando. La primera definición es

Fama's y se remonta a 1965: un mercado financiero es eficiente si y sólo si toda la información disponible sobre cada activo financiero cotizado en este mercado se integra inmediatamente en el precio de este activo.

Para garantizar el buen funcionamiento de los mercados, deben darse cinco condiciones relacionadas con la definición de Fama:

  • la racionalidad del inversor, es decir, cualquier anticipación resultante de un acontecimiento positivo debe llevar al inversor a comprar (o retener) y cualquier anticipación resultante de una información negativa debe llevarle a vender. Estamos hablando de expectativas racionales.
  • la libre circulación de la información y la reacción instantánea de los inversores para que el precio de los activos integre instantáneamente la información. Esto presupone que todos los agentes pueden beneficiarse de la misma información al mismo tiempo y que todos pueden actuar inmediatamente en el mercado en las mismas condiciones.
  • información gratuita para evitar la falta de reacción voluntaria ante un precio de la información demasiado elevado en relación con las posibilidades de evolución de los precios.
  • La ausencia de costes de transacción y de impuestos bursátiles que pudieran tener el efecto de anular las posibles ganancias, en cuyo caso los inversores no tendrían interés en intervenir.
  • la atomicidad de los inversores y la liquidez; un inversor no venderá sus valores si esta acción por sí sola puede provocar una caída del precio del valor.

De la suposición de eficiencia se desprende que afecta a todos los mercados, a todos los sectores y a todas las formas de activos financieros, que se respetan las condiciones draconianas de la información y, sobre todo, que ningún inversor podrá explotar la información para obtener un beneficio y que, necesariamente, es imposible leer el precio futuro de un activo. A largo plazo, normalmente es imposible superar al mercado; esta última idea corresponde a la eficiencia informativa. La eficiencia en la valoración del valor fundamental está presente cuando el precio de mercado refleja el valor real de la sociedad cotizada; un tercer tipo de eficiencia es la de diversificación de riesgos y la eficiencia distributiva representa una síntesis de las tres anteriores.

Dado que las hipótesis y condiciones de la teoría de la eficiencia generalmente no se verifican debido a la fuerza de la definición de Fama, Jensen propuso otra definición en 1978: un mercado es eficiente si los precios de los activos cotizados integran información sobre ellos de tal manera que un inversor no puede, al comprar o vender el activo, obtener un beneficio superior a los costes de transacción generados por la acción. Por lo tanto, Jensen insiste en la imposibilidad de obtener beneficios y excluye la ausencia de costes de transacción. Las conclusiones de los análisis sobre la eficiencia del mercado dependen a veces de la definición en la que se basan. Nos basaremos en la definición de Fama, que suele considerarse la más completa y rica.

B) Las tres formas de eficiencia de los mercados financieros

Siguiendo la definición de Fama, a la teoría de la eficiencia de los mercados financieros se le pueden asignar tres grados diferentes dependiendo de la naturaleza de la información: ya conocida, presente o privilegiada. Por lo tanto, las diferentes formas de eficiencia se aplican a la condición informativa.

La forma débil afirma que no es posible utilizar información pasada sobre un activo financiero para predecir cambios futuros en el precio de ese activo, es decir, que el precio de un activo tiene en cuenta toda la información contenida en los precios pasados. Por lo tanto, un inversor no puede obtener beneficios en forma de baja eficiencia porque sus previsiones basadas en el análisis de los precios pasados no son en absoluto seguras. Se han realizado pruebas para determinar si esta forma débil de eficiencia del mercado financiero es válida; los resultados han sido generalmente positivos, aunque algunas pruebas cuestionan esta forma débil.

La forma semi-fuerte afirma que es imposible utilizar la información, al mismo tiempo que se hace pública, para predecir los cambios futuros en los precios de un activo. El tratamiento de la información pública da lugar a una reacción instantánea de los inversores que no pueden beneficiarse de ella. En otras palabras, si el precio de un activo cambia instantáneamente cuando se publica la información, la forma semifuerte es válida; cuanto más rápido responda el precio a la información, más eficientes serán los mercados financieros. Las pruebas sobre la validación de esta forma semipesada son contradictorias, ya que el ajuste del precio de un activo tras la publicación de la información puede ser rápido pero raramente inmediato.

La forma fuerte afirma que no es posible que un inversor se aproveche de la información privilegiada, es decir, de la información no pública. Obviamente, la creencia en esta forma de eficiencia es mucho más subjetiva y parece poco probable. Por lo tanto, no existiría información privilegiada, sino que, por el contrario, cualquier acción en el mercado de un inversor que reciba información privilegiada serviría para informar a otros inversores. Las pruebas no son lo suficientemente concluyentes como para afirmar que la fuerte forma de eficiencia de los mercados financieros es válida.

C) El valor fundamental

La eficiencia informativa de los mercados lleva a la conclusión de que el precio de una acción incorpora toda la información disponible, es decir, toda la información posible si asumimos la forma fuerte de eficiencia. Así, analizando toda la información económica, contable y financiera de una empresa, es posible determinar el valor fundamental que la caracteriza y deducir el valor de una de sus acciones. Existen varios métodos para calcular este valor. Una es sumar el valor de los activos de una empresa y su capacidad para obtener beneficios. Otro método consiste en determinar el importe descontado de sus beneficios futuros. Esto implica predecir los dividendos futuros de la empresa.

En teoría, los sucesivos precios de una acción deberían oscilar en torno a este valor intrínseco, resultado de las características propias de la empresa. El valor fundamental aparece entonces como una media a largo plazo del precio de la acción.

Por lo tanto, parece que un mercado eficiente es un mercado eficaz en el sentido de que cumple su función, es decir, permite una asignación óptima de recursos. Sin embargo, este proceso sigue siendo teórico y muchos autores han intentado cuestionar este concepto.

Anterior : Organización de los mercados financieros en FranciaSiguiente : Desafiar el concepto de eficiencia de los mercados financieros

 

cuenta demo